Aún no nos conoces?


''...La temperatura del café contrastaba con el frío húmedo del parking. Fuera los nubarrones habían decidido regar la tranquilidad del Doñana, y mientras dentro, alguien servía cafeína y amables sonrisas de buenos días a los demás clientes que paulatinamente bajaban. Allá por julio, en el más caluroso del último siglo, tuve la suerte de conocer Mazagón y sus gentes, sus playas vírgenes, sus terrazas, su salvaje entorno, su buen ambiente. El Albaida fue anfitrión de mis vacaciones por entonces, y habida cuenta de tan grata experiencia, retorné al mismo para cuando las hojas de los árboles se habían caído. La costa en su kilométrico significado, a priori, es un extraño destino para visitar durante las lluvias, pero... ¿Acaso el relax, la desconexión y la paz entienden de estaciones?''



A las puertas del Parque Nacional de Doñana, en 1989, se levantó el Hotel Albaida, que años más tarde completaría sus apellidos acuñando la palabra Nature a su denominación.

Desde entonces, un incontable número de clientes han decidido entregar su descanso a nuestros servicios, los cuales se han ido en una carrera cuya meta siempre fue el confort, la cercanía, el relax. 

El ‘Albaida’ ha ido creciendo, anclando sus cimientos en la humildad y el trabajo diario. A sus veinticuatro habitaciones, se le sumaron nueve más (de una categoría superior, pero ¡sh!), un salón multiusos equipado tecnológica y digitalmente para cursos de formación, reuniones de empresas o lo que bien se os pueda ocurrir. También un gimnasio de Calistenia (y, ¿eso qué es?). Al edificio de impoluto blanco y de cuadradas formas se le sumó también un área recreativa con dos piscinas de agua salada. Y ahí seguimos… Aunque los proyectos, de momento, van a quedar en secreto.

Estrechamos la mano de nuestros clientes con la calidez del hogar, y tanto es así, que muchos de ellos pasaron a formar parte de esta familia visitándonos religiosamente año tras año.

Déjanos envolver tu experiencia con cariño y profesionalidad. Para nosotros, el lujo está en el detalle.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuesta Maneli, ¡por fin abierto al público!